. . .

En República Dominicana, el 80 % de los pacientes diagnosticados con la enfermedad no cuentan con un historial familiar relacionado a este tipo de cáncer, sin embargo, es importante tener presente que, si algún pariente tiene cáncer colorrectal, o si padece ciertas afecciones hereditarias como poliposis adenomatosa, debe estar alerta y visitar al médico especialista de manera regular, preferiblemente, antes de los 50 años, y realizarse los exámenes necesarios para descartar el desarrollo eventual de esta enfermedad.

A nivel mundial, la enfermedad afecta a 1,913,218 y el número de decesos anuales es de 880,8222 personas (484,224 hombres y 396,598 mujeres).

Para la doctora Brenda Jiménez, quien forma parte del equipo de Cleveland Clinic Florida, es fundamental hacer pruebas genéticas a pacientes que tengan antecedentes familiares de pólipos o cáncer colorrectal.

Pues, afirma que “es causal de preocupación todos aquellos pacientes que tienen en los familiares cercanos (de primer grado), como padres, hermanos y hermanas, antecedentes con esta enfermedad. Y más alarmante aún, si sus familiares fueron diagnosticados con cáncer a una edad más temprana de lo habitual (menor de 50 años)”.

A esto se le conoce como el síndrome de poliposis múltiple familiar, una enfermedad congénita a causa de un defecto en el gen de la poliposis adenomatosa del colon (APC). La mayoría de las personas heredan el gen de uno de los padres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: