. . .

Por Yancari Fleming

Desde niños todos hemos oído hablar de él, pero te has preguntado, ¿quién es Jesús? conocido como el Rabino Jefe espiritual de la comunidad judía. Cristo significa «el Mesías», que quiere decir «el salvador enviado por Dios», algunos, sólo lo han denominado como «un lunático alborotador de un pueblo, juzgado según las leyes propias de ese tiempo, como uno más y con esto mueren sus divinidades, y sus milagros convirtiéndolo en un mito».

¿Se puede demostrar la existencia de Jesús?… La respuesta es sí.  Nacido en el primer milenio, en  tiempo del emperador romano Octavio Augusto, los escritos de historiadores de esa época, la arqueología y sin dejar de mencionar sobre todo el libro más controversial de la historia; la Biblia, en el nuevo testamento menciona los datos  canónicos de la vida de Jesús llevando las buenas nuevas por Galilea hasta Jerusalén, justamente la figura central del cristianismo y una de las más influyentes  de la historia.

Más hoy  quiero  hacer un paréntesis a todas las informaciones y debates que tiene este insuperable personaje, el cual quiero resaltar hoy.

De cómo cambio mi vida, en estos tiempos, donde todos éramos llamados a la reflexión, al cambio, a mejorar como personas, me enfoqué,  pero, callé esa  parte que estaba llena de dudas  dentro de mi sobre su divinidad, baje el dedo señalador a  las religiones, las predicas, inclusive la polémica de la Biblia, y decidí solo ver a Jesús.

Le di la oportunidad, abrí  mi corazón y simplemente quedé  enamorada… quizás pensarán  que estoy «destornillada» como se creía de él, pero no importa como lo mires, en cualquier versión, no se puede negar que Jesús solo quería hacer el bien, sin violencia, sin poder, desde un nivel único de igualdad; se dice que era un excelente orador, y sin duda alguna, con un poder de convencimiento extraordinario, las personas literalmente lo dejaban todo y lo seguían.

Y dije «¡guau esta vida me inspira!». Y  todos tenemos o hemos tenido un ídolo que nos convierte en sus discípulos, todos consiente o inocentemente recopilamos datos y nos vamos formando. Y yo decidí hacer de Jesús mi libro de aprendizaje y lo convertí en CEO (mi administrador), y me detuve para empezar  desde un ambiente sano.

Entendí que él Nazareno inspira a vivir en transparencia, con propósitos, ahora me importan tanto los medios de como consigo mis objetivos  como el resultado.

Al final fue llenando una parte de mi ser que me provocaba ansiedad, muchos  lo llaman «vacío existencial». Vivir con Jesús me cambió el formato y pude ver  cuáles son las cosas que verdaderamente  tienen sentido en la vida.

Estoy en una altura de crecimiento espiritual tan sublime, me saben tan certeros,  convencida que después de aquí hay algo más. No nacemos, recorremos una vida de felicidad limitada y de luchas constantes superando retos,  para que nuestro final sea ser comidos por gusanos o polvo de cenizas. En Jesús encontré esa buena noticia,  y si después de tanto, como dice un viejo amigo: «Nada de esto valió la pena», pues me sentiré orgullosa de mi misma por haber vivido de la manera que Jesús  inspira.

 

Gracias por leerme Dios les bendiga.

 

La autora es Lic. En Administración de empresa y comunicadora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: