. . .

Cuando el Gobierno dominicano termine las gestiones para repatriar a los  cinco dominicanos que cursan estudios en Wuhan, China, donde se desató el brote de coronavirus, estos serán trasladados al hospital Ramón de Lara de la Fuerza Aérea, donde permanecerán en cuarentena.

Así lo informó el ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, quien explicó que la decisión forma parte de las medidas de prevención y control que asumirán las autoridades para evitar un eventual importación del virus al país.

No obstante, precisó que, según las informaciones que maneja, actualmente los estudiantes gozan de buen estado de salud pero que al proceder del “punto cero”, donde se inició la epidemia, se deben tomar todas las previsiones de lugar indicadas en los protocolos.

El funcionario sostuvo que al tratarse de ciudadanos dominicanos que en estos momentos necesitan protección, el Gobierno, al igual como han venido haciendo naciones como México, está haciendo las gestiones para retornarlos al país y brindarles todo el apoyo necesario.

De igual modo, Sánchez Cárdenas informó que está en proceso de impresión una especie de documento o declaración jurada de pasajeros que se entregará junto al formulario de migración, para hacer constar el lugar de procedencia y la sintomatología presentada en los últimos catorce días por los viajeros.

Agregó que en las últimas reuniones sostenidas con la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), touroperadores y la asociación de líneas aéreas se les dio a conocer las hojas técnicas, protocolos y medidas preventivas que deben tomar frente a la amenaza del virus.

El funcionario sostuvo que al igual que el resto de países del mundo, la República Dominicana está en la fase de advertencia paremiológica y mantiene el movimiento de pasajeros y cargas procedentes del país asiático, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se ha pronunciado en ese sentido.

Asimismo, aprovechó para aclarar que la persona que se mantuvo en aislamiento tras un vuelo procedente de España, es un ciudadano español que reside en Cabarete, Puerto Plata, quien estuvo en China, hizo transbordo en Madrid y de ahí retornó a la República Dominicana.

Sostuvo que a su llegada al país fue sometido a las revisiones de lugar en el aeropuerto, tal y como que indican los protocolos y no mostró ninguna climatología. No obstante, dijo que el extranjero recibe un seguimiento epidemiológico en su domicilio dos veces al día y su familia ha tomado una serie de medidas de higiene.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas