Ir a la barra de herramientas
. . .

Desde su fuga de Japón, Carlos Gohsn está teniendo mucho tiempo para dar entrevistas a cadenas de televisión de todo el mundo. Y es que Líbano le ha prohibido abandonar el pais por orden de la Interpol, así que mientras espera noticias de Japón, ha ido desvelando algunos detalles de su mediática huida.

En una entrevista con la cabecera brasileña O Estado de Sao Paulo, el expresidente de Nissan ha afirmado que toda la operación se llevó a cabo en diciembre de 2019 para garantizar un efecto sorpresa: «Decisión rápida, organización rápida y ejecución rápida», ha explicado.

Ghosn ha sido protagonista de una fuga digna de pelicula en la que habrían estado involucrados un extenso equipo de profesionales en seguridad, aviones alquilados de una empresa turca, 25 millones de euros e incluso una caja de instrumentos musicales que no habría pasado por los pertinentes controles aduaneros.

El empresario no ha dado detalles -de la caja tampoco- para proteger a las personas que lo ayudaron (aunque ya hay detenidos en Turquía), pero ha asegurado que todos los planes para emprender la huida tuvieron lugar en el último mes del año.

Gran conocedor de la cultura japonesa (vivió en Japón durante dos décadas), el brasileño asegura conocer cómo se comportan los japoneses, y cogerlos por sorpresa era fundamental para que el plan saliera adelante.

«Los japoneses no son rápidos. Necesitan mucha preparación, planificación y comprensión; una vez que entienden todo, actúan rápido», ha dicho en declaraciones a la cabecera brasileña.

Ghosn también se ha pronunciado respecto al Gobierno de Brasil, capitaneado por Jair Bolsonaro, que al parecer no le brindó apoyo alguno al mantenerse neutral en el caso, a pesar de su nacionalidad brasileña (también francesa y libanesa).

No obstante sí ha admitido que el Ministro de Economía, Paulo Guedes, se mostró cercano con la familia, aunque desde el Ministerio de Exteriores prefirieron mostrarse neutrales con Japón.

El empresario de 65 años, considerado el salvador de Nissan, también ha asegurado tajante que la alianza Renault-Nissan no sobrevivirá a este proceso:

«Desde mi salida han perdido más de 40 millones de dólares diarios», se jactaba Ghosn en su última rueda de prensa desde Beirut. Y en declaraciones a O Estado de Sao Paulo ha dicho: «En mi opinión, la alianza desaparecerá. No creo ni por un minuto que la alianza sobreviva a esto»

Respecto al que fuera su mano derecha en Nissan, Greg Kelly, sigue bajo arresto domiciliario en Japón. «No podría haber ayudado a Greg porque no tenemos contacto», ha dicho tras ser preguntado en la CNN por qué no le incluyó en los planes de fuga.

Ghosn ha vuelto a resaltar que escapó de Japón para buscar un juicio justo, que era un rehén del sistema judicial nipón y que no es lo mismo «un fugitivo escapando de la justicia» que uno «escapando de la injusticia». Así, ha equiparado su fuga a de las personas que huyen de Corea del Norte, del régimen comunista ruso o de Vietnam.

13 meses después de ser arrestado, ni Kelly ni él tienen una fecha de juicio en Japón. De acuerdo a la información que le proporcionó el juzgado de Tokio, el litigio para Ghosn duraría al menos hasta el 2024.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: