. . .

En la Universidad Simón Bolívar se desarrolla un macroproyecto sobre el estilo de vida de los estudiantes jóvenes y el uso de tecnologías.

Usar un smartphone durante al menos cinco horas al día nos puede volver obesos. Ese podría ser un gran comienzo de texto para entrar en razón y valorar lo importante de la actividad física y la “desconexión” de las pantallas. Y, aunque en algún punto tienen mucho que ver, el tema va más allá y fue motivo de investigación por parte de expertos de la Universidad Simón Bolívar.

Un estudio reportó que el riesgo de obesidad de estudiantes universitarios aumentaba un 43%  si el dispositivo era utilizado 5 o más horas al día, ya que tenían el doble de probabilidad de tomar más bebidas azucaradas, comida rápida, dulces, snacks y disminuir la actividad física.

Con el fin de tener presente la relevancia de promocionar estilos de vida saludable, “el objetivo de este estudio fue correlacionar la obesidad digital y el uso del smartphone en los estudiantes de la facultad de ciencias de salud de la Universidad Simón Bolívar 2018”.

Mirary Mantilla Morrón, especialista en rehabilitación cardiaca e investigadora de la Universidad Simón Bolívar, explica que esta investigación es un macroproyecto que se desarrolló en esta institución de educación superior y, aunque aún no está publicada en una revista científica indexada, en este capítulo solo mostraron las variables de obesidad versus horas de uso del celular.

El informe fue presentado esta semana en la Conferencia Latinoamericana del American College of Cardiology y reseñado por el medio estadounidense Newsweek.

En el proceso participaron 1.060 estudiantes (700 mujeres y 360 hombres con edad promedio de 19 y 20 años, respectivamente) a los cuales se les aplicó una encuesta en la que se evaluó índice de masa corporal, horas de uso de smartphone.  El peso y la altura se midieron para calcular el índice de masa corporal (IMC).

“Los jóvenes estudiantes universitarios, sobre todo de la facultad de ciencias de la salud, tienen una carga académica fuerte. A través del celular buscan datos, vida social, entre otros. Y pasan más tiempo en el celular que haciendo una actividad física o teniendo una alimentación adecuada, por lo cual sumado al tiempo que pasan en las pantallas aumenta el sedentarismo”, señala.

Al agrupar los valores de sobrepeso y obesidad, se obtuvo una prevalencia de exceso de peso de 30,2%.

“Entre más tiempo utilices el smartphone sin comportamiento o hábitos saludables aumenta el riesgo de tener obesidad. No quiere decir que solo por usarlo mucho tiempo serás obeso, si no tienes comportamientos saludables aumenta aún más”, explica la doctora Mantilla.

No se trata entonces de decir que si usamos el celular ya somos obesos o lo seremos. Va de la mano con que la utilización de la tecnología de manera habitual puede incrementar el sedentarismo y facilitar el desarrollo de un factor de riesgo cardiovascular como la obesidad.

“Hace falta mostrar lo que tiene que ver con niveles de actividad física, horas de uso del computador y otras variables”, sostiene la especialista.

El mensaje de la investigadora es que el celular por sí solo no nos hará daño, pero debemos aprender a manejarlo. “Las tecnologías y los teléfonos tienen una cantidad de aplicaciones que permiten que el sujeto realice actividad física, les recuerda. Las estrategias deben estar más encaminadas a que el sujeto tome conciencia de qué se debe hacer”, indica respecto a lo que seguirá en este proyecto que se basa en el apoyo a la población universitaria a través de programas que contemplen el manejo del tiempo en su celular y el cambio en los estilos de vida y hábitos alimenticios.

 

Fuentes: El Heraldo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas